arantzazu

Vanguardia y espiritualidad

El arte vasco de vanguardia, el hecho religioso y un entorno natural sobrecogedor se dan la mano en el santuario de Arantzazu.

Dice la tradición que la Virgen se apareció a un pastor sobre un espino. Este le dijo, asombrado, "Arantzan zu?" ("¿Tú en un espino?"). Había nacido la devoción a la Virgen de Arantzazu. En 1951, después de que un incendio destruyese el pequeño templo, la orden de los franciscanos tomó una decisión valiente: construir una gran basílica empleando los lenguajes del arte contemporáneo.

Así se levantó el edificio con piedras en punta diseñado por Sáenz de Oiza y Laorga, que contó con la participación de artistas como Jorge Oteiza (esculturas de la fachada), Eduardo Chillida (puertas), Lucio Muñoz (imponente retablo de madera) o Néstor Basterretxea (pinturas de la cripta). A 9 kilómetros de Oñati, sobre un barranco al pie del Aizkorri, el santuario de Arantzazu es único.

  • Dirección: ARANTZAZU AUZOA (OÑATI)