Las mejores propuestas
para conocer la cocina en miniatura

Gipuzkoa y, sobre todo, su capital, Donostia-San Sebastián es un referente mundial de la cocina en miniatura. Deliciosos pinchos asoman tentadores en centenares de barras espectaculares. En su forma tradicional, como la clásica gilda, o en la más sofisticada –elevada por unanimidad a la categoría de cocina de autor–, el visitante tiene muchos lugares donde degustar el placer de esta vertiente de la gastronomía guipuzcoana.

Para todos los gustos y bolsillos

Donostia-San Sebastián es el paraíso de los amantes del pincho. Un recorrido por las mejores barras pasa obligatoriamente por la Parte Vieja, con sus innumerables bares, desde la calle 31 de agosto hasta Fermín Calbetón. Muy cerca, pasando el puente del Kursaal, en el barrio de Gros se encuentran algunos de los templos de pinchos más premiados, y otros que, en su vertiente de vinaterías, ofrecen las propuestas en miniatura que mejor casan con los vinos de calidad.

En el centro donostiarra, cerca de la Avenida de la Libertad, se encuentran bares de pinchos de larga tradición en las calles San Marcial y Etxaide.

El culto a estas delicias culinarias se ha ido extendiendo a los diferentes barrios de la ciudad y al resto de Gipuzkoa, con ejemplos destacados como las villas pesqueras de Hondarribia y Zarautz.

Más información en www.gipuzkoa.net