El “buen comer” es un elemento muy arraigado en la filosofía de los goierritarras; prueba de ello es la cantidad de cocineros de gran renombre procedentes del Goierri (Juan José Castillo o Karlos Argiñano son sólo algunos ejemplos).

En el Goierri existe una oferta gastronómica variada y caracterizada por un elevado nivel de calidad.

En la comarca existe un gran número de restaurantes y sidrerías, de elevada categoría y prestigio, que configuran una oferta gastronómica variada y caracterizada por un elevado nivel de calidad, localizados muchos de ellos en plena naturaleza.

Goierri cuenta igualmente con una serie de productos típicos que se exhiben en un magnífico escaparate: la feria de Ordizia, donde se reúnen compradores y productores-vendedores de productos agrícolas-ganaderos procedentes del valle y de las zonas circundantes (la feria se celebra todos los miércoles y viernes tarde). La feria de Ordizia es una de las más importantes de Euskadi y su importancia aumenta al desempeñar el papel de “bolsa” de precios agrícolas para todo el país.

Entre los productos típicos del Goierri debemos citar en primer lugar los relacionados con el pastoreo; la oveja latxa abunda en los pastos de Aralar y Aizkorri, y el conocido queso que se elabora con su leche toma su nombre de un pueblo del Goierri, hablamos del queso Idiazábal. A partir de la oveja se obtiene también el mondeju de Zaldibia, embutido elaborado artesanalmente en los caseríos de la zona durante los meses de septiembre y octubre; en esa época se organizan diversos concursos de cata del mondeju, y también de la morcilla de Beasain, otro embutido típico de la zona que cuenta con su propia Cofradía.

En el apartado de los dulces destacan los merlitones de Unanue, los martintxos de Beasain y la tarta de Segura. Además, alubias, setas, diversos frutos y bebidas como la sidra, completan la lista de los productos propios de la zona.